Contacto de la Secretaría : 

55-10-85-80-80 

  roxanamovsociales@gmail.com

Escrito por movimientos sociales
Categoría:

El 2 de octubre no se olvida: Análisis ideológico del Movimiento Estudiantil del 68. A partir de los acontecimientos del Movimiento Estudiantil de 1968, México cambió para siempre. Estudiantes, que por 72 días habían salido a la calle en desafío al régimen, fueron reprimidos violentamente por el gobierno en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco. ¿Por qué el gobierno se sentía amenazado por estas protestas? Los estudiantes representaban un desafío real a la ideología del sistema político. 

Ideología que Marx define como “las ideas de la clase dominante [que] son las ideas dominantes de cada época” (Marx, 2002; 98) las cuales funcionan como instrumento político crucial para legitimar el poder del régimen. A lo largo de este ensayo analizaremos el fenómeno del Movimiento Estudiantil de 1968 a través de un enfoque ideológico: abarcando el contexto nacional e internacional histórico para comprender las raíces ideológicas de la autoridad y del Movimiento, profundizando en la definición de ideología y su rol en el sistema político mexicano y finalmente analizando el desafío ideológico del Movimiento contra el régimen conservador, que culminó en el triunfo del Status quo.

Con la masacre de Tlatelolco el 2 de octubre de 1968. Para poder entender completamente y profundamente los sucesos ocurridos en el 68, tenemos que comprender el contexto histórico, político e ideológico del escenario internacional. El mundo pasaba por un punto históricamente crucial: estaba dividido entre el bloque capitalista liderado por los Estados Unidos y el bloque socialista liderado por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) por la Guerra Fría; nunca habían habido tantas intervenciones de peso político tan determinante de estadounidenses en Latinoamérica; gobiernos latinoamericanos (como el chileno o el guatemalteco) fueron derrocados por la CIA; en el bloque capitalista, que incluía México y varios países latinoamericanos, había una prosecución inquisitorial hacia los comunistas o socialistas; la Revolución Socialista Cubana triunfa en 1959;

Hay posibilidades reales de una guerra nuclear entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Es evidente que el mundo vive bajo un momento de tensión e intolerancia sin precedentes, causado por un conflicto ideológico severo.

 El mundo, esencialmente, vivía bajo una lucha de ideologías. Se definen como ideologías ya que las dos eran doctrinas instauradas en sus seguidores por medio de aparatos ideológicos (televisión, propaganda, influencia política, prestación económica, etc.) que servían como instrumento político para que Estados Unidos o la Unión Soviética mantengan el poderío e influencia mundial. Ahora, hay que entender, que Estados Unidos no iba a permitir tener un país socialista en cualquiera de sus fronteras. Dada las circunstancias, México se encontraba en un lugar muy vulnerable a ser influenciado por la ideología estadounidense por tener tanta cercanía con la gran potencia capitalista mundial. Además, como cede de los Juegos Olímpicos del 68, Estados Unidos mantendría un ojo muy bien puesto sobre el país, sin contar a toda la comunidad internacional. Por otro lado, durante los 60s el mundo y México (especialmente el Occidente) sufrió una revolución social la cual marcó un rompimiento generacional. La nueva generación abogaba por rompimientos de tradiciones y por nuevos valores como la libertad sexual, el derecho a la libertad de expresión, el refuerzo de los derechos humanos, la paz, la exigencia de los derechos civiles, la crítica al gobierno, etc. Este movimiento fue liderado por los jóvenes alrededor del mundo. De hecho, el año 1968fue marcado por movimientos estudiantiles en gran parte del globo, en países como Francia, Argentina, Brasil, Yugoslavia, España, Italia, Alemania Occidental y Oriental, Estados Unidos, Polonia, y más, que aunque se caracterizaban por el desafío ideológico del establishment, o el sistema establecido, no imponían una nueva ideología, ya que no dictaban doctrinas para mantenerse en el poder, si no para desafiarlo. Entonces, ¿cómo se relaciona con la situación de México en el momento? Ideológicamente, se relaciona de diversas maneras. Primero, la influencia de Estados Unidos y su ideología anticomunista, conservadora, liberal y democrática influye directamente en el sistema político mexicano, el cual adopta muchos de estos valores como propios y los implementa en su propia ideología. Segundo, la ideología socialista e izquierdista empieza a popularizarse gracias a la Revolución Cubana, especialmente entre los académicos y estudiantes, aunque no los convierta de terminantemente encomunistas. Y finalmente tercero, los movimientos estudiantiles en el mundo contribuyen a la flama de los estudiantes mexicanos a levantarse en protesta contra un gobierno represivo y autoritario, ya que empiezan a quebrar con la ideología impuesta por el régimen por décadas.

 Viéndolo desde otra perspectiva, ¿cómo influye la situación doméstica para causar este desafío ideológico y quiebre generacional en el país? A partir de 1940 México pasó por el llamado “milagro mexicano”, que consistía en un crecimiento económico fuerte. Roger D. Hansen, economista estadounidense, explica que en “las tres décadas posteriores a 1940 la economía mexicana [creció] a una tasa anua de más del 6 porciento” (Hansen, 2000:57). Esto causó el crecimiento de la clase media mexicana por un 104% (Hansen, 2000: 55), lo cual significó que más personas, que no recibieron educación propia pero ahora forman parte de la clase media, tuvieron la habilidad de mandar a sus hijos a la escuela. Gran parte de esta clase media eran funcionarios públicos, que aceptaban la ideología oficial sin más porque se preocupaban en sacar a sus familias adelante, más que en cuestionar la ideología impuesta. Sin embargo, los hijos de esta clase media ya estaban siendo educados y no se tenían que preocupar por sobrevivir, sino más bien por estudiar. Por esto, no es difícil comprender por qué el Movimiento surge de las universidades. Los estudiantes empiezan a analizar y a criticar la ideología preestablecida por la autoridad (ya sea estatal, familiar o comunitaria), y de este modo comienzan a levantarse en protesta contra la represión de opinión que vivía el país. Ya no se satisfacen con la respuestas de la autoridad de “porque yo lo digo” o “porque así es”.

Ahora, es crítico comprender profundamente la ideología y su rol en el sistema en el sistema político mexicano para poder explicar porque el Movimiento conmocionó tan profundamente al país. La ideología, como ya he mencionado, es un instrumento político crucial para la justificación del régimen político establecido. Son ideas implementadas a la sociedad que tienen como fin mantener régimen en el poder, sin importar su falsedad o veracidad. Sin embargo, su importancia es innegable ya que forma parte íntegra de la humanidad y no se puede rechazar ni deshacer. Gabriel Vargas Lozano, filósofo mexicano, expone que: La ideología impregna la totalidad de la realidad y se cuela a través de todos los intersticios de todas las actividades humanas. Se relaciona con la ciencia natural, la ciencia social, (economía, sociología, psicología, política, estética, comunicación, semiótica, etc.), con la filosofía y con la vida cotidiana. Se manifiesta en el plano teórico y práctico. Está presente en el condicionamiento social del conocimiento, en la finalidad de las investigaciones científicas, en los aparatos de hegemonía del Estado, en las creencias populares y en las estructuras económicas y políticas. 

 

Design by: www.diablodesign.eu